domingo, 1 de febrero de 2009

La terapia del terapeuta

"No se puede atravesar el mar simplemente mirando el agua". (Tagore)

 Cuando iniciamos una terapia iniciamos un nuevo camino hacia el conocimiento del niño y hacia nuestro propio conocimiento. Terapia para mí significa conocerse a uno mismo y conocer al otro, cuidar y cuidarse.

En las sesiones terapéuticas funcionamos en un estrecho margen en el que hemos de dejar impregnarnos de las emociones sin perder el control. Hemos de variar armoniosamente el tono corporal y el habla para  conseguir la emoción curativa y eso es una tarea difícil.

Para empezarla hemos de iniciar una travesía  que va un poco más allá de la empatía racional.

Voy  a explicarlo: Al ver los problemas de las personas podemos ponernos en su lugar desde nuestro pensamiento, imaginándolo o buscando en nuestra memoria.  Esto es a lo que me refiero con la empatía racional pero en la psicomotricidad  hay otro tipo de empatía que es más intensa y necesaria para nuestro trabajo y es esa que nos hace vivir y revivir hondamente las situaciones y sensaciones que anteriormente vivimos en nuestra niñez o a lo largo de la vida.

Por eso creo que hace falta tener presentes y muy a mano nuestras propias dificultades para poder sentir y sintonizarnos con el miedo y el sufrimiento de aquellos a los que asistimos.

En nuestras intervenciones hemos de lograr resonar en el cuerpo nuestras sensaciones de impotencia y potencia, de soledad y compañía, de temor y confianza,  de alivio y agobio, de tristeza y alegría infinita, de esperanza y desesperanza, de valentía y cobardía, de indiferencia y preferencia, de tranquilidad e intranquilidad, de constancia e inconstancia…

En definitiva hay que poder contagiarse y modular la angustia, el vacio, la impulsividad, las sensaciones que te ponen la piel de gallina, la dificultad de subir a una espaldera, de girar y marearse, de no encestar una pelota, de sobresalto, de acobardamiento, desagrado, ira, … y todo ello para dar un espejo de posibilidad de cambio a los niños.

Esta empatía terapéutica de la que hablo requiere acoger en nuestro cuerpo esas sensaciones y transformarlas dentro de nosotros para el otro. Ponernos a escuchar nuestro cuerpo y saber como está y que nos dice. Es entender sus dificultades y las nuestras. Es aceptarle y aceptarnos para que nos acepte y juntos evolucionemos.

Es por esta implicación emocional y profunda que en la sala de psicomotricidad se produce una terapia a dos vertientes. Una para el niño y otra para el terapeuta ya que en cada sesión ambos ponen a prueba sus seres y cambian un poquito de ellos para conocerse y entenderse.

Lo que quiero trasmitir es que junto al diálogo tónico-emocional-afectivo no hay personas ni niños perfectos y que hay que aprovechar las dificultades que uno tenga y formarse porque si uno no tiene algo de autista, algo de hiperactivo, algo de fóbico, algo de compulsivo,… algo de todas esas cosas con las que etiquetamos a los niños entonces nos será más difícil pasar la barrera de su mirada.

Gracias a todos por enseñarme tantas cosas cada día. Niños vosotros sois los terapeutas de los terapeutas.